miércoles, 22 de agosto de 2012

¿Cómo maquillarme para ir a trabajar?




Maquillarse para ir a trabajar es todo un arte, pues generalmente no es un lugar para lucir las sombras con brillos o el ojo ahumado y esas técnicas tan espectaculares que se usan más para en la noche. Nuestro trabajo, y principalmente si trabajas en una oficina, es un lugar donde la sobriedad (sin llegar a ser fachosa) es lo que debe predominar para lucir mejor y eso no quiere decir ir de cara lavada.
Recuerda que siempre debemos preguntarnos ¿qué quiero proyectar? Cada mañana al llegar a la oficina estamos comunicando algo con la forma en que nos vestimos, saludamos, caminamos, incluso con nuestro peinado y, también con nuestro maquillaje.
Maquillarse en exceso, sería como ponerse el vestido de fiesta o la blusa de lentejuelas que sólo llevarías a un evento de noche. La idea es verte maquillada como si no llevaras maquillaje, muy natural. Un buen maquillaje te puede hacer lucir como una mujer más profesional usando el color y la cantidad adecuada.



¿Qué hay que evitar al maquillarse para la oficina?
·         Usar colores en exceso llamativos en sombras y labios, tales como: rojo, verde, fucsia, morado, negro, azul, etc.
·         Usar sólo brillo labial. La base de maquillaje, aunque sea ligera es básica, sobre todo si amanecemos con las clásicas ojeras, o nuestra piel no es de un tono liso, nos ayuda que nuestro color se vea parejo y sin brillo. Un polvo traslúcido también ayuda a matizar, sin agregar color.
·         Utilizar colores brillantes en vez de mate.
·         Maquillar los ojos del mismo color que tu ropa. Además de que esto ya no se usa, llamarás la atención sin necesidad
·         Usar una base de maquillaje muy espeso o de cobertura alta durante el día. Generalmente pasa con el maquillaje en barra que se nota muy pesado y se ve artificial. 
·         Marcar demasiado el rubor y usarlo en tonos bronce o café muy fuertes.
·         Usar rímel en exceso o maquillar las cejas muy marcadas.
·         Usar delineador líquido o en lápiz muy marcado en negro y peor aún que se corra y parezca que tenemos ojeras. Lo ideal es usar la sombra especial para delinear con un poco de agua o fijador para maquillaje, o bien puedes usar delineador en gel que es mucho más natural. Busca que sea a prueba de agua.
·         Creer que el maquillaje durará todo el día sin necesidad de retoque. Es conveniente llevar un bolso con lo básico para retocar tu maquillaje, especialmente después de comer, sin embargo evita hacerlo en tu escritorio o lugar de trabajo y a la vista de todos en vez de ir al tocador, especialmente si estás en un trabajo que implique la atención al público.


  
Recuerda que tu rostro es tu carta de presentación. Es lo primero que alguien ve al encontrarse contigo y saludarte. Lo más importante de todo, agrega una sonrisa a tu cara y verás que este será el mejor toque final a tu maquillaje de día.
¡Hasta la próxima!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada